University of Iowa law students speak before a hundreds strong crowd of Deferred Action for Childhood Arrivals supporters at the Old Capitol Building on Thursday, Sept. 7, 2017. Several law students offered their services for free legal assistance during the event. (James Year/The Daily Iowan)

Opinión de invitados: Jóvenes y mayores, todos somos una familia

Facebooktwittergoogle_plusredditmail

DREAM Iowa soporta el camino de nacionalidad para inmigrantes en los Estados Unidos.

DACA fue el producto que resultó de los esfuerzos en apoyo al DREAM Act. El gobierno entonces encontró carismático que los jóvenes inmigrantes indocumentados estaban formando una voz que se hizo eco en todo el país. Estábamos unidos alrededor de la idea que cruzamos la frontera en los EEUU “sin culpa nuestra.” Esta idea se basa en la división dentro del núcleo de la familia inmigrante.

DREAM Iowa apoya un proyecto de ley de inmigración inteligente que apoye a las familias de inmigrantes así como a las comunidades de los Estados Unidos, los agricultores, la industria, los negocios, el comercio y el gobierno. En la actualidad, la legalidad se niega a las familias de inmigrantes a pesar de nuestros esfuerzos para luchar en armonía. Sin embargo, cuando nos mezclamos con personas de conciencia humana y sentido común, encontramos nuestra legitimidad a través de nuestras contribuciones. Alrededor de la zona rural de Iowa, muchas familias inmigrantes reciben protección de los agricultores que, independientemente de su afiliación política, disfrutan de los valores, la ética del trabajo y las tradiciones que nacen en la unidad y la resiliencia de las familias inmigrantes. El resultado de este acuerdo son empresas altamente productivas. Una comprensión profunda y común se encuentra en el corazón de la relación entre el propietario y el contratista. Protección a cambio de trabajo de calidad, se puede decir. La gente está buscando el significado de “los principios Americanos.”

Muchos agricultores de Iowa han desarrollado con éxito sistemas de gobierno dentro de la granja utilizando principios humanos y económicos que deben aplicarse en una sociedad moderna a nivel nacional de los Estados Unidos de América. Estamos pidiendo más que una amnistía. Después de la Ley de Reforma y Control de Inmigración de 1986, más de cuatro millones de inmigrantes indocumentados recibieron un camino hacia la ciudadanía. Al mismo tiempo, esta ley dificultó enormemente que las empresas contraten a nuevos trabajadores inmigrantes. Las familias inmigrantes llegan a las zonas en demanda de mano de obra. Comprender la naturaleza y el comportamiento de la familia inmigrante significa tener una comprensión de las oportunidades de la globalización. Para que los Estados Unidos de América mantenga su posición de poder mundial, nuestro sistema de inmigración necesita elasticidad y eficiencia.

Todas nuestras familias inmigrantes necesitan un camino hacia la ciudadanía ahora. Hemos estado jurando lealtad a este país desde que llegamos. Viejos y jóvenes queremos nuestro camino a la ciudadanía ahora. Exigimos un gobierno inteligente que mantenga la puerta abierta para las nuevas familias venideras de inmigrantes. Necesitamos un gobierno que emita números de seguridad social y / o visas de trabajo inmediatamente después de su llegada a
nuevas familias inmigrantes que ingresen a la fuerza de trabajo estadounidense. Tan pronto como nos registremos en la casilla que dice “Trabajo” debemos obtener el permiso para residir en paz. Necesitamos un gobierno que sea flexible en la emisión de visas de viaje y de negocios para aquellos que vienen a visitar a familiares o formar asociaciones. Los visitantes vienen a este país para gastar sus ahorros. La gente de negocios viene a este país para invertir sus ahorros. Las familias inmigrantes que trabajan llegan a este país para generar ahorros. Necesitamos un gobierno que valore la belleza de una sociedad transparente y una economía dinámica. No hay garantía de que a una nueva familia de inmigrantes les va a gustar aquí. Debemos hacer de los Estados Unidos de América un lugar al que las familias inmigrantes se sientan atraídas. El gobierno se beneficia de las nuevas familias de inmigrantes y de los visitantes que “se registran.” No hay razón para cambiar nuestro nombre o para llamarnos ilegales. Podemos ganar nuestra propia ciudadanía con nuestras acciones y contribuciones. No necesitamos regalos o derechos de nacimiento. Hoy en día, exigimos una reforma inteligente y un camino hacia la ciudadanía para todas las familias inmigrantes que trabajan. Jóvenes y mayores, todos somos una familia.

Mónica Reyes,
Líder Activista DREAM Iowa

Special Sections

Print Edition

Front Page PDF

Text Links